Destacados

ver más
Beneficios de diciembrePOR Institución Educativa Adventista Chiclayo
021/11/2018

Matriculas 2019

Escuela para padresPOR Institución Educativa Adventista Chiclayo
Comunicado POR Institución Educativa Adventista Chiclayo
MatrículasPOR Institución Educativa Adventista Chiclayo
CaminpriPOR Institución Educativa Adventista Chiclayo
InvitaciónPOR Institución Educativa Adventista Chiclayo

Banners

Lectura Bíblica: Éxodo 14

Faraón persigue a Israel

1 El Señor dijo a Moisés: 2 “Di a los israelitas que den vuelta y acampen frente a Pihairot, entre Migdol y el mar, frente a Baal Zefón. 3 “Porque Faraón dirá que los israelitas andan errantes, encerrados en el desierto. 4 “Y yo endureceré el corazón de Fa­raón para que los siga; y manifestaré mi gloria en Faraón y en todo su ejército. Y sabrán los egipcios que yo soy el Señor”. Y ellos lo hicieron así. 5 Cuando avisaron al rey de Egipto que el pueblo de Israel huía, el corazón de Faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: “¿Cómo hemos dejado ir a Israel, para que no nos sirva?” 6 Y Faraón unció su carro, y llevó consigo a su ejército. 7 Llevó seiscientos carros elegidos, junto con todos los carros de Egipto y los capitanes de ellos. 8 Y el Señor endureció el corazón de Faraón rey de Egipto, y siguió a los israelitas. Pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa. 9 Los egipcios los persiguieron con toda la caballería y los carros de Faraón, su gente de a caballo y todo su ejército. Y los alcanzaron cuando acampaban junto al mar, al lado de Pihairot, frente a Baal Zefón. 10 Cuando Faraón se hubo acercado, los israelitas alzaron los ojos y vieron a los egipcios que venían tras ellos. Y los israe­litas se atemorizaron en gran manera, y clamaron al Señor. 11 Dijeron a Moisés: “¿No había sepulcros en Egipto, que nos sacaste a morir en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros al sacarnos de Egipto? 12 “¿No es esto lo que te hablamos en Egipto: ‘Déjanos servir a los egipcios? Que es mejor servir a los egipcios que morir en el desierto’ ”. 13 Pero Moisés dijo al pueblo: “No temáis. Manteneos tranquilos, y veréis la salvación que el Señor os dará. Porque esos egipcios que hoy veis, nunca más los ve­réis. 14 “El Señor peleará por vosotros. Estad tranquilos”.

Israel cruza el Mar Rojo

15 Entonces el Señor dijo a Moisés: “¿Por qué clamas a mí? Di a los israelitas que marchen. 16 “Y tú alza tu vara, extiende tu mano sobre el mar, y divídelo; para que los israelitas lo crucen en seco. 17 “Y yo endureceré el corazón de los egipcios, para que los sigan. Y manifestaré mi gloria en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería. 18 “Y sabrán los egipcios que yo soy el Señor, cuando muestre mi gloria en Faraón, en sus carros y en su caballería”. 19 Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos. Y también la columna de nube que iba delante de ellos, se apartó y se puso a sus espaldas. 20 E iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel. Era nube y tinieblas para los egipcios, y alumbraba a Israel de noche. Y en toda esa noche nunca se acercaron los unos a los otros. 21 Y Moisés extendió su mano sobre el mar. Y el Señor retiró el mar mediante un recio viento oriental toda esa noche. Y el mar se secó, y las aguas quedaron divididas. 22 Entonces los israelitas entraron en medio del mar en seco, con el agua como una muralla a su derecha y a su izquierda. (Heb. 11:29)

Destrucción de los egipcios

23 Y los egipcios los siguieron. Entraron tras ellos hasta el medio del mar, toda la caballería de Faraón, sus carros y su gente de a caballo. 24 A la madrugada, desde la columna de fuego y nube, el Señor miró el campamento egipcio y lo perturbó. 25 Les quitó las ruedas de sus carros, y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: “Huyamos de delante de Israel, porque el Señor pelea por ellos contra los egipcios”. 26 Pero el Señor dijo a Moisés: “Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas vuelvan sobre los egipcios, sobre sus carros y su caballería”. 27 Y cuando amanecía, Moisés extendió su mano sobre el mar, que se volvió con toda su fuerza. Al huir, los egipcios se encontraron con el mar, y el Señor los derribó en medio del mar. 28 El agua volvió y cubrió los carros, la caballería y todo el ejército de Faraón que había entrado en el mar. No quedó ni uno de ellos. 29 Pero los israelitas habían pasado el mar en seco, con el agua por muralla a su derecha y a su izquierda. 30 Así el Señor salvó ese día a Israel de mano de los egipcios. E Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar. 31 Israel vio este grandioso prodigio que el Señor ejecutó contra los egipcios. Y el pueblo temió al Señor, y creyeron al Señor y a Moisés su siervo.

Diciembre de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
2526272829301
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
303112345

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL